Estrategias nutricionales para prevenir el estres

111-12451-a-estres1.jpg

El estres fisico es aquel que no permite que la persona se desempeñe correctamente por cambios en el ambiente o en la rutina diaria. Esto puede llegar a entorpecer el funcionamiento de los sentidos, la circulación y respiración. Si el estres físico se prolonga, puede dañar gravemente la salud o empeorar cualquier situación delicada que ya se tenga, mientras que el estres psiquico es aquel causado por las exigencias que se hace la persona a cumplir en un lapso de tiempo determinado. El cumplimiento de horarios, tareas y oficios donde lo que se exija es mayor a las capacidades de la persona, provoca la aparición del estrés que, lejos de mejorar el rendimiento de la persona, lo empeora y elimina todo sentido de la auto-superación.

Desde el punto de vista nutricional, el estrés disminuye la efectividad del sistema digestivo, habiendo hay distintas estrategias que ayudan a superar sus efectos fisiológicos. Una de ellas se basa en una dieta sana y equilibrada.

Alimentos que colaboran en la mejora del estrés

  • Incrementar el consumo de alimentos crudos (fruta fresca, verduras, hortalizas, etc.), que suponen un aporte de vitaminas, minerales y flavonoides
  • Aumentar el consumo de vegetales de hoja verde, o suplementar su dieta con algas ricas en clorofila (Chlorella pyreinoidosa)
  • Consumir caldos de elaboración casera, que ayudan a fortalecer el sistema inmunitario (sopa de ajo, jengibre, alfalfa, etc.)
  • Incrementar el consumo de algas marinas, ricas en yodo, que estimulan la actividad de la glándula tiroidea
  • Prevenir la deshidratación con un aumento del consumo de agua

Los nutrientes claves para el estrés son los que contribuyen al correcto funcionamiento de las glándulas adrenales.

Nutrientes claves para combatir el estrés

  • Magnesio
  • Vitaminas del grupo B (en particular la vitamina B5, que previene la atrofia adrenal)
  • Vitamina C (ya que hay un aumento de su excreción en orina durante períodos de estrés)
  • Fenilalanina (aminoácido que ayuda a mejorar el estado de ánimo)
  • Ácidos grasos poliinsaturados (componentes esenciales de las membranas neuronales)
  • Vitamina E (contrarresta el aumento de colesterol en sangre)
  • Coenzima I (NADH)
  • Coenzima Q10 (protege a la mitocondria del estrés oxidativo)

Es recomendable ingerir estas sustancias en pequeñas cantidades, a intervalos regulares, para prevenir los problemas de acidez, ayudar a una correcta digestión y mantener un valor regular de glucosa en sangre. Por otra parte, conviene evitar la ingesta de determinados elementos que pueden ser potenciadores de los efectos negativos del estrés.

Productos que hay que evitar para combatir el estrés

  • Edulcorantes artificiales, conservantes y aditivos
  • Bebidas carbonatadas
  • Azúcar blanco y productos elaborados con harinas refinadas
  • Otros (chocolate, fritos, carne roja, etc.)

También es aconsejable evitar la cafeína, ya que causa depresión, nerviosismo e insomnio. De la misma forma, es recomendable evitar el consumo de alcohol, ya que incrementa la actividad de las glándulas adrenales e interfiere con el adecuado funcionamiento del cerebro en un nivel bioquímico. El desarrollo de buenos hábitos alimentarios que condicionan el estado nutricional del individuo constituye una medida aconsejable para la prevención del estrés. Las demandas energéticas que actualmente recibimos de nuestro entorno determinan la necesidad de tener un equilibrio energético adecuado para responder a esas demandas y para no desarrollar problemas carenciales.

2 Comentarios

  1. Adriana on mayo 23rd, 2008

    Es muy importante saber ¿que y para que comer? no solo por la necesidad del cuerpo sino por mantenerse en buen estado, este articulo es muy interesante ya que combate quizasla más grave de las enfermedades de este mundo tan agitado como lo es el estres.

  2. kris on octubre 7th, 2009

    el estres suele confundirse con una patologia pero no lo es no es una enfermedad es un conjunto de síntomas que corresponden a la reacción natural de nuestro organismo frente a una situación de sobrecarga o sobredemanda mental. Hay que tener claro que el estrés no es una patología y no debe confundirse.

Escribe tu comentario

Cargando Captcha...
Si no se puede completar la carga, por favor desactive el AdBlock! Gracias.

Google